Mi propia experiencia sobre el qué y para qué del ser

Autor: Víctor Becerra/vicrafbe@hotmail.com

Cuando Sócrates (470-399 a. C.), lanzó su frase Conócete a ti mismo. Tal vez no se imaginó ni levemente que después de más de 2000 años después, muchos como nosotros íbamos a estar hablando de la importancia del autoconocimiento. Esa frase, es quizá la detonante de que la historia de la Filosofía se cuente como antes y después de Sócrates. Los filósofos presocráticos estuvieron centrados en los fenómenos de la naturaleza, del universo. Siempre a partir del pellejo hacia afuera. Y es Sócrates el filósofo que plantea mirar hacia adentro. Del pellejo hacia adentro con frases como: Conócete a ti mismo, y nos da su propio ejemplo. Él, nos explica cómo llega a conocerse a sí mismo cuando habla de que es producto y síntesis de sus padres. Hijo de un picapedrero de Atenas. Alguien que, a partir de un cincel y un martillo, extrae la forma de la cantera sin forma. Así como él hacía con sus discípulos solo extraer la forma del pensamiento de otros a través de su metodología de preguntas que como a su padre le servían de cincel y martillo. Sobre todo, él se reconoce e identifica mayormente con el oficio de su madre, partera. Él, como su madre era partero. Partero del conocimiento de los jóvenes. Él como profesor, nunca compartió conocimientos ya que recordemos decía que lo único que sabía es que no sabía nada y no podía compartir lo que no tenía. Por lo tanto, solo hacía su trabajo como partero para que los jóvenes parieran su propio conocimiento, solo con la ayuda de su partera.

Socrates

Así es como Sócrates nos habla de la importancia del conocerse a sí mismos. Solo así sabrás cuál es tu mentalidad, tus alcances, tus posibles rutas y tiempos. Por ejemplo, si sabes sobre tus niveles personales para perseverar, de tolerancia a la frustración, tus deseos de crecimiento, de responsabilidad personal u orientación al futuro, podrías diseñar con gran efectividad una estrategia de emprendimiento. Si además conocemos nuestros talentos, podremos construir nuestras propias fortalezas personales y en general diseñar nuestra personal planeación estratégica a través del análisis FODA (Stanford 1970).

Mi mejor yo, tu camino para ser y hacer

Leo Schlesinger (2019) en Mi mejor yo, tu camino para ser y hacer, presenta dos tipos de motivaciones humanas. La intrínseca y la extrínseca para hace las cosas. Mientras que la extrínseca se centra en recompensas de tipo externo que buscan reconocimiento, status o mejores remuneraciones, la intrínseca se mueve por el gusto de hacerlas por pasión y satisfacción o porque aparece de manera emergente una necesidad imperiosa por la intervención en tal o cual realidad y que nos obliga a sacar quien realmente eres.

Así, el éxito, puede tener factores que pueden lograr reconocimiento, fama y admiración de millares como sucede como esos factores externos. Aunque Sin duda, también las grandes celebridades son el resultado de sus propias historias de perseverancia, trabajo duro, durísimo y su obcecada idea de alcanzar sus objetivos, sus metas, sus sueños. Estos altísimos logros, en ningún caso son producto de la casualidad. Muy por el contrario, cada logro, cada meta, cada sueño está conectado con los caminos que los une con la gente, más bien común, pero que están llenos de obstáculos, cardos espinosos, son empinadas cuestas siempre hacia arriba. Más grandes y temibles que el miedo común, superiores a los esfuerzos comunes, obstáculos infranqueables para la inmensa mayoría. Se otorga, por supuesto el gran valor del denodado esfuerzo, perseverancia, claridad en las metas que han perseguido quienes alcanzan sus sueños a través de ello y de su talento. Sin embargo, pero también se propone una reflexión hacia quienes apuestan su esfuerzo, tenacidad, ilusiones y proyectos que no alcanzan a cristalizarse. Se propone la reflexión sobre la proporción de historias de éxito en países desarrollados y de los no desarrollados o en situaciones de ocupaciones militares, hostigamiento de las potencias y de amplios márgenes violencia social, familiar, de pareja o de pobreza y pobreza extrema, con la idea de sembrar quizá la inquietud de si es siempre asunto de perseverancia de los que alcanzan el éxito y mediocridad de quienes no lo alcanzan. Citamos algunas obras clásicas de la sociología y de la psicología social que nos parece tienen algo que decir hacia este tópico y pueden ayudarnos a comprender por qué tanta desproporción entre los que alcanzan y no alcanzan el éxito.

En cuanto al acompañamiento empresarial puedo decir que es a través del acompañamiento que puede lograrse una evaluación objetiva y dirigida, para el mejoramiento de nuestros comportamientos perniciosos que trabajen en contra nuestra y en cambio utilizar asertivamente comportamientos como la proactividad, mantenernos enfocados en lo que realmente deseamos, proyectar una excelente comunicación no verbal o el trabajo en equipo. Así, si contamos con el acompañamiento dentro de nuestra propia dinámica de trabajo, que nos pueda hacer señalamientos sobre los acontecimientos observados en las áreas críticas, señalar sus consecuencias, escuchar lo que podamos esgrimir ante tal o cual situación, y hacernos recomendaciones concisas de nuestras áreas de oportunidad bajo el modelo de los Objetivos Inteligentes o SMART: específicos, medibles, alcanzables y con tiempo libre como lo recomienda Duncan Haughey (2014).

Mi experiencia dentro del acompañamiento y emprendimiento empresarial es quizá a nivel de los individuos, de cada estudiante en lo particular cuando se han acercado a mí como su profesor, como su tutor, como su asesor en lo académico, en lo profesional o incluso en los asuntos de carácter personal en cada una de sus empresas de vida a través de un coauching, ponderado de la lectura de la situación social, cultural, económica o académica de cada uno de ellos. Muchos ya de ellos, después de algún tiempo, he llegado a saber por ellos mismos o por otros medios de su trayectoria, de sus historias de éxito, de superación de problemas, de fabricación de mejores versiones de ellos mismos y por lo tanto de mejores ciudadanos. Por último, puedo decir sobre el coaching empresarial de cada persona, que está íntimamente ligado a la escala de satisfacción de Maslow (2012) en tanto qué, la consecución de las necesidades empresariales como metas o sueños de los emprendedores se coloca en el último peldaño de la pirámide, en tanto que tienen que ver con el logro de las necesidades autorrealización de cada quien por lograr una empresa, un sueño cristalizado de cada quién.

Autor: Víctor Becerra/vicrafbe@hotmail.com

Shaddai

Es un joven que tiene la capacidad de entender las necesidades…

JAIR MILLAN

Ingeniero en Diseño Diseñador de profesión y emprendedor…

Porfirio Santiago

Experto en desarrollo de metodologías de atención empresarial Director…